Fase 1: Planificación

Para que su reforma sea un éxito debe planificarla con antelación y tener muy claro lo que quiere hacer. Medite el estilo de decoración que quiere, teniendo en cuenta el espacio de que dispone y el uso que le dará.

Tenga muy en cuenta la distribución del baño o la cocina, ya que es lo más complicado y costoso.

Realice un pequeño plano o boceto para asegurarse de que los muebles que elija sean del tamaño correcto. También es el momento de revisar las instalaciones y darle solución a los problemas como ruidos, humedades, pérdidas de calor, etc.

A continuación le damos una serie de consejos que le facilitarán su planificación:

* Verifique si la finca ha pasado la ITE (Inspección Técnica de Edificios), ya que es una inspección técnica obligatoria según municipios para edificios de más de 30 años.

* Solicite la información necesaria con el fin de conocer el estado de “salud” real de la casa. Para esto le puede ayudar algún vecino, presidente de la comunidad o en última instancia el administrador de la finca.

* Compruebe la orientación de la casa, para una mejor distribución de espacios y estancias. Es importante saber por dónde entra el sol y a qué hora lo hace, para conseguir un aprovechamiento máximo de la luz natural e iluminar los espacios de forma óptima.

* Consulte con la comunidad las normas a seguir para la realización de obras. Es posible que ordenen proteger las zonas de paso como portal, ascensores, descansillos. Algunas comunidades tienen montacargas. No olvide que en algunas comunidades con calefacción central, en invierno no permiten manipular ésta. En esto le podrá ayudar el portero, presidente o algún vecino.

* Coordine con el constructor los horarios y los trabajos en fin de semana, para no trabajar en horarios fuera de lo establecido, y que tampoco se hagan ruidos innecesarios, como la música alta.

* Cuide la relación con sus vecinos, avíseles de que se va a realizar la obra y de su duración aproximada, así estarán más tranquilos cuando escuchen los molestos ruidos de las demoliciones. Si lo ve necesario, envíe un breve comunicado a cada uno de ellos aprovechando para pedir disculpas por anticipado.

* Planifique bien su proyecto, es decir, tenga claras sus ideas en la distribución de espacios, calidades de materiales, colores, mobiliario, iluminación, … para no tener sorpresas y que la reforma salga según lo planeado. Los cambios sobre el proyecto y las modificaciones en obra no son buenas ni para el constructor ni para el cliente, ya que redundan en un mayor coste y duración.

Son pocas las empresas de reformas que a su vez prestan los servicios de arquitectos, interioristas y decoradores, para ayudarle en este paso, por ello LMG pone a su servicio nuestro Departamento de Interiorismo y Decoración, para aconsejarle en todo lo necesario y aclarar todas sus dudas.