¿Qué tipos de sistemas existen de Aire Acondicionado?

Se pueden considerar principalmente dos opciones, según el tipo de instalación que queramos realizar:

1.- Sistemas de consolas o split

Son los más habituales en el ámbito residencial, ya que conllevan una instalación sencilla y no requiere grandes obras. Está compuesto por unidades interiores instaladas en las estancias que queremos climatizar y las correspondientes unidades exteriores.

2.- Sistemas de conductos

Son sistemas centralizados que climatizan toda la vivienda con una unidad interior de gran tamaño, que normalmente se instala sobre el falso techo de una estancia (p.e. baño), que impulsa el aire climatizado a través de un conducto ramificado en el que entroncan las derivaciones necesarias, alcanzando todas las estancias de la vivienda.

Desde el punto de vista constructivo, requiere un mayor volumen de obra, ya que es necesario ocultar el conducto dentro un falso techo, reduciendo consecuentemente la altura de las zonas donde se aloja el mismo.

La unidad interior se ubica en una estancia en la que debemos de tener la posibilidad de acceso para realizar las tareas de mantenimiento, limpieza y sustitución de filtros.

¿Qué es la tecnología inverter?

A diferencia de los sistemas convencionales, la tecnología inverter adapta la velocidad del compresor a las necesidades de climatización requeridas en cada momento. De esta forma, se optimiza el consumo de energía y mejora su eficiencia, ya que se adecua en todo momento a la necesidad de consumo.

También se evitan las oscilaciones bruscas de temperatura como las producidas por los sistemas convencionales, aportando mayor estabilidad ambiental y confort.

¿Qué es el Air Zone?

El Air Zone es un sistema automatizado de climatización por zonas. Se utiliza en los sistemas de conductos, de manera que disfrutamos de una temperatura diferente en cada estancia o incluso podemos anular la climatización en determinadas estancias de la casa. Para ello se utiliza un dispositivo o centralita que regula la apertura de las rejillas motorizadas de impulsión que se instalan en cada estancia, en función de un termostato que se aloja en cada estancia y que graduamos según nuestras necesidades.