¿Qué es la calefacción central?

Es un sistema de calefacción general para todas las viviendas de la finca y generalmente está ubicada en la planta baja de la misma.

Los elementos que la conforman son: las montantes generales, las derivaciones a las viviendas y finalmente los radiadores.

En este caso, es importante que los radiadores dispongan de una llave de corte (la de entrada del agua caliente) y un detentor (llave de salida), de manera que podamos quitar y poner el mismo sin necesidad de vaciar la instalación completa.

Es importante que los radiadores dispongan de un purgador (automático o manual) para extraer el aire que se acumula en el interior del circuito cuando éste se llena.

¿Qué son los montantes de calefacción?

Son las tuberías de conducción de agua desde la caldera a cada vivienda en los sistemas de calefacción central. En las fincas más antiguas suelen ser de hierro.

El hierro puede deteriorarse por su parte exterior produciéndosefisuras o incluso fracturándose en las uniones de las piezas. Además en su parte interior se va acumulando óxido, reduciendo considerablemente la sección útil, con la consiguiente pérdida de rendimiento.

Las que se instalan en la actualidad son de cobre o multicapa principalmente.

Es muy importante tener en cuenta que las uniones entre hierro y cobre tienen duración limitada por el efecto de la electrólisis, para ello es recomendable la utilización de piezas especiales de unión que resultan eficaces, denominados manguitos electrolíticos. Si bien la mejor solución pasa por utilizar las nuevas tuberías de multicapa.

¿Qué es la calefacción individual?

Es el sistema de calefacción que requiere una caldera individual en cada vivienda, normalmente mixta, es decir, para la producción de agua caliente sanitaria y calefacción.

La normativa actual en relación con el medio ambiente, obliga a instalar calderas de baja emisión de CO2. Fundamentalmente hay dos tipos: las de condensación (las más instaladas y que necesitan un desagüe para evacuar el vapor de agua condensado) y las de baja emisión de CO2. Además se recomienda que las calderas sean estancas, es decir, que expulsen los gases resultantes de la combustión directamente al exterior. Con éstas últimas se evita la colocación de rejillas de ventilación, que requieren las calderas atmosféricas.

En las calderas atmosféricas y estancas simples, sólo esta permitida su instalación en operaciones de sustitución, sin modificar la instalación de gas.

¿Qué es el suelo radiante?

Es el sistema de calefacción en donde el calor se trasmite desde el suelo, en donde discurren los ramales de las conducciones de calefacción. Las instalaciones son más complejas, además hay que levantar el suelo y la solera de la vivienda para su instalación.

Normativa vigente de instalaciones de Gas

La normativa del gas ha de cumplirse para garantizar nuestra seguridad y el correcto funcionamiento de la instalación. Determina no solo los aspectos referidos a las conducciones del gas (tipos de tuberías a utilizar para instalaciones aéreas o enterradas, distancias mínimas con elementos eléctricos o fuentes de calor, etc), sino también aspectos relativos a la evacuación de los gases que se generan en la combustión del gas.

El Contador de Gas

Al ser un elemento relativamente voluminoso se opta por la mejor ubicación del mismo. Para ello habrá que tener en cuenta las consideraciones a las que nos obliga la normativa en relación a las distancias mínimas a líneas de corriente, aparatos eléctricos y fuentes de calor.

Además no hay que olvidar que al contador llegará la tubería de la entrada de gas y saldrá la correspondiente a cada punto de consumo (cocina, caldera,…) y estas tuberías deben ir vistas en todo el recorrido o envainadas en todo el tramo oculto o empotrado.

Certificado de Gas

Los instaladores de gas autorizados por el Ministerio de Industria, están capacitados para emitir el certificado de la instalación del gas de nuestra vivienda, en el que constarán las características de la instalación, plano, diámetro de tuberías y equipos instalados.

Su función es verificar que la instalación cumple con la normativa vigente y verificar que las conducciones de gas y de evacuación de humos funcionan correctamente y sin fugas. Es un requisito previo para que la compañía de gas nos pueda suministrar.

Hay que tener en cuenta que cualquier modificación que se haga en la instalación requiere una nueva certificación y notificación a la compañía suministradora.