Que mejor manera de empezar el cambio de estación que amenizando nuestro hogar, nuestra oficina en cualquier rincón con el verde y la flora, oxigeno, belleza y armonía será lo que encontraremos en esta estación.

Lo más importante es saber elegirlas. Ten en cuenta que no todas las flores están disponibles en todas las estaciones del año. Y si lo están, es a costa de calidad (duran menos) y precio.

Para decorar la casa sin tener demasiada experiencia en hacer ramos, es recomendable utilizar varias unidades de un mismo tipo de flor. El impacto visual destaca más. Es un acierto utilizar diferentes tipos de flores en diferentes lugares de la casa.

Es recomendable dividir las zonas de la casa en dos. Por un lado, las zonas para sentarse, donde es importante el contacto visual entre quienes allí se encuentren, como las mesas del comedor; o el salón, entre sofás. Aquí pondremos flores y centros bajos.

Por otro lado, las zonas de paso, la entrada de la casa; junto a la pared y en la mesa del comedor cuando no se esté sentado a ella. Aquí son perfectas las flores altas (con tallo de entre 50 y 100 centímetros) para crear altura sin interrumpir el contacto visual.

Si no quieres arriesgarte a tener problemas con el contacto visual en el salón o el comedor, opta por un mini jardín vertical en casa. Una apuesta muy actual.

Montar un mini jardín vertical es una opción muy actual. Es un modo divertido de evitar el problema del contacto visual, actualmente existen formatos adaptados a interiores y en pequeño formato, perfecto para cualquier vivienda. Sencillamente se elige, se cuelga en la pared y prácticamente uno se olvida de todo, salvo de disfrutar de su belleza. Porque una de sus características, es que apenas necesitan cuidados.